La família

Sobre mí

 

Mi familia
De vacaciones con mi familia.

Aunque mucha gente me llama Ruskus, en realidad no me llamo así.

Mi nombre real es Leo Kálnay.

Te cuento quién soy y de dónde he salido.

 

 

Quién soy en 7 puntos

 

  1. Viví en Venezuela hasta los 24 años, y desde entonces vivo en Cataluña. Actualmente resido en Hostalric con Sagra y nuestros dos hijos, Pau y Júlia.
  2. Mi padre era físico y mi madre matemática. Creo que de aquí me viene la fascinación por la ciencia y la tecnología.
  3. Ser papá me ha hecho menos egoísta y mejor payaso.
  4. Me gusta la gente que lucha y se arriesga para conseguir sus sueños, y que utiliza su imaginación para crear con ilusión.
  5. Me moriría de tristeza si hiciera un trabajo que no me gustase, sólo por la seguridad de tener una nómina.
  6. Creo que si realmente fuéramos conscientes de que un día nos moriremos, viviríamos de manera muy diferente.
  7. Cuando era pequeño soñé que de mayor sería inventor, constructor de coches, agente secreto y conductor de autobuses, entre mil cosas más… ¡pero nunca que sería payaso!
Ruskus Patruskus en LinkedInCurrículum, estudios y experiencia profesional: lo encontrarás todo bien detallado en mi perfil de LinkedIn.

 

Cómo nació Ruskus Patruskus

 

Ruskus PatruskusCuando tenía veinte años me enamoré del teatro.

Estudié arte dramático durante tres años, y durante un tiempo fui haciendo esporádicamente algún que otro personaje.

Llegó un momento en que necesité dinero, y el teatro no me lo daba. Así que Sagra y yo nos disfrazamos de payasos, y empezamos a animar comuniones y fiestas de cumpleaños… sin tener ni idea del oficio.

Esto me abrió los ojos.

Fui sincero conmigo. Me di cuenta de que disfrutaba mucho más haciendo esto que haciendo teatro.

Además, ganaba dinero con un trabajo creativo y divertido. ¿Qué más podía pedir?

Descubrí el clown, el circo, la magia, los títeres… Empecé a investigar y a aprender.

En el año 2000 tuve un par de experiencias muy enriquecedoras en Guatemala y en Kosovo con Payasos sin Fronteras. Pude ver trabajar de cerca a clowns de verdad, y me di cuenta del enorme potencial que tenía el arte del clown.

Después me fui a Madrid y trabajé con una compañía que hacía espectáculos en inglés en las escuelas. Esto me permitió poner en práctica muchas ideas que tenía en la cabeza, y empecé a esbozar mi personaje y mi primer espectáculo.

Cuando volví a Cataluña representé espectáculos en la calle durante un tiempo, hasta que me sentí lo suficientemente valiente como para dedicarme en serio a esta profesión. ¡Ya lo tenía todo! Un mínimo de experiencia, un personaje, un primer espectáculo, incluso el alta en Hacienda y en la Seguridad Social…

Solo me faltaba una cosa.

El nombre.

¡Ninguno me gustaba! Hasta que un día, en un arrebato de inspiración, a Sagra se le ocurrió:

Ruskus Patruskus

Y así, desde 2002 hasta el día de hoy. 😀